El modelo energético español, directos al precipicio




Hace mucho tiempo que se lleva hablando sobre el precio de la luz y creo que la cosa está bastante clara, pero no interesa que salga. Desde mi punto de vista el problema es la clase política que nos ha gobernado hasta ahora, que han aprovechado las llamadas puertas giratorias para colocar a sus amiguetes en las empresas líderes de los principales sectores para asegurarse una jubilación digna. No voy a entrar si fueron los rojos o los azules ni si fueron los de la derecha o los de la izquierda, lo que es una realidad es que en cuanto a modelo energético no se gobierna para favorecer a la mayoría del país, sino para favorecer a la minoría de la población que son amiguetes suyos. Pero como no soy un experto ni un estudioso del tema, basaré este artículo en intentar justificar lo que digo relacionando hechos probados y realizándolos con preguntas que cualquier persona de a pie se puede hacer cuando año tras año ve aumentar su factura de la luz. Pasemos entonces a intentar entender el modelo energético español.

Uno de los aspectos que no entiendo del sistema energéticos español es el motivo o los motivos que causan que el país no sea el país líder en crear energía solar. Somos el principal destino turístico de buena parte de los habitantes de Europa, entre ellos alemanes, debido principalmente al sol y todo lo que conlleva: calor, playa, ponerse moreno,… Sin embargo somos los reyes de la sangría para combatir el calor del sol, pero somos el último mono en el momento de sacar beneficio del sol. Mientras aquí tenemos un impuesto al sol y tenemos un montón de inconvenientes en el momento de nutrir de energía solar nuestros hogares, en Alemania le dan la espalda a la energía nuclear, al carbón y al petróleo para sustituirlo por energía eólica, solar o de biomasa. Por lo tanto mi pregunta es: ¿Cómo puede ser que los alemanes, que vienen aquí a buscar sol, lideren la carrera en las renovables mientras nosotros nos planteamos reabrir la central nuclear de Garoña? Os invito a leer este artículo: Alemania dice adiós nuclear y petróleo invirtiendo en solar, eólica y biomasa

Además, no solo por el tema energético/medioambiental, sino también por una cuestión económica. Como es lógico los parques eólicos y los parques solares no se montan solos, necesitan de un montón de trabajadores para planificar, diseñar, revisar, estudiar, investigar,… por lo tanto, necesitará de un montón de gente formada en la materia. ¿Os imagináis haber realizado un plan para rotar a las energías renovables, con carreras estudiantiles enfocadas a esta industria que diesen salidas a los parados jóvenes actuales o los que han salido a buscar empleo fuera? Dejad de imaginar, nuestros gobernantes tienen muchos amiguetes en las empresas que no les interesa que se abra ese melón.

paneles-solares

Otro de los aspectos donde veo que predominan los intereses de empresas privadas por delante del beneficio global de la población, es en el aspecto de los coches en las ciudades. Muchas personas se quejan de las medidas de los ayuntamientos de grandes ciudades en cuanto a restricciones de tráfico por causas de contaminación. La gente se indigna debido a no poder utilizar su coche libremente para desplazar-se por la ciudad y en parte lo veo normal, pero ¿por qué esa indignación, cabreo o rabia, en vez de encararlo al dirigente no se muestra en contra de la industria automovilística?

Una cosa está clara, como podemos ver en el artículo que adjunto a continuación “aquí”, se debe reducir de manera drástica la contaminación en las grandes ciudades. Para ello se deben hacer muchos cambios, pero en lo referente a los automóviles solo se pueden hacer dos: o dejan de transitar los coches que más contaminan prohibiéndoles la entrada o se consigue cambiar el parque automovilístico para que puedan transitar todos los coches que hagan falta, pero sin los niveles de contaminación actual. Debido a las competencias que pueden tener sus leyes, poco pueden hacer los gobernantes de los municipios en lo referente a la renovación del parque automovilístico. Sin embargo sí que pueden regular los coches que entran o transitan en una ciudad, es por ello que pocas opciones nos quedan. O nos limitamos a seguir contaminando y seguir emitiendo gases por encima de nuestras posibilidades en lo referente a hacer sostenible las ciudades o nos empezamos a cambiar los coches por coches eléctricos e híbridos que nos permitan seguir con las mismas costumbres de conducción y movilidad o seguimos con los coches como hasta ahora y apechugamos con la regulación del tráfico en las grandes ciudades. Pero contaminar menos sin cambiar nada, es completamente imposible.

Una vez dejado claro mi pensamiento y expuesto mis motivos para tenerlo, me gustaría despedirme. Eso sí, no sin antes dar un pequeño palito a la sociedad que directa o indirectamente le hacen el juego a estos gigantes. Hace unos años no, pero en la actualidad la cantidad de alternativas que hay para contratar la luz es infinita. No solo disponen de un precio más barato que la de esos gigantes, también te asegura una energía limpia y procedente de energías renovables. Por ello aconsejo a la gente que se anime a buscar alternativas a las grandes empresas de energía, son igual de fiables y además de ahorrarnos unos euros al cabo del año, dejamos de dar de comer al monstruo y ayudamos a la sostenibilidad del planeta.




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*