Empezaba la temporada en el Municipal de Cabrils. Debido al fallecimiento del presidente de la Llantia, campo donde juega el Juvesport, se suspendió el partido del fin de semana y se pasó al miércoles 05 de octubre. Un debut a priori descafeinado al jugarse entre semana, después de trabajar y a las 21:15 h de la noche, pero que los Hools de Cabrils animaron como ya es costumbre en los partidos del Municipal.

Empezó a rodar la pelota y nosotros salimos demasiados dormidos. Faltaba intensidad y claridad de ideas, ellos en cambio salieron a tope y pese a que no crearon grandes ocasiones se les notaba que estaban más metidos en el partido.

Poco a poco nos fuimos situando en el campo, empezamos a trenzar jugadas y fuimos ganando metros, hecho que provocó que llegasen algunas ocasiones ya fuesen por algún centro desde la banda o tras alguna pared en la frontal del área. Con esta primera parte de altibajos llegamos a la media parte.

Pese a la reprimenda del míster a la media parte por la empanada de los primeros minutos, en la segunda parte nos volvió a pasar lo mismo. Aunque no tan exagerado como en la primera, no estábamos cómodos en el campo y se notaba en nuestro juego.

Pero el partido dio un vuelco en el minuto 60 cuando el dorsal 4 de Juvesport se auto expulsó tras una entrada por llegar tarde cuando ya tenía una amarilla. Ya le habíamos cogido el ritmo al partido pero en ese momento nuestro entrenador pensó que pasar al 3-4-3 convertiría el partido en un “taquigol”, pero todo lo contrario. Estuvimos algo desorientados con el cambio de sistema, no solo por ocupar posiciones nuevas, también por no saber a qué compañero esperar al lado. En este desbarajuste y tras una pérdida en salida de balón, una pelota puesta a la espalda de la defensa dejó al delantero rival delante de nuestro portero y le salió un disparo a la escuadra, corría el minuto 72.

A partir de ahí empezó un partido nuevo y nos volcamos, no nos quedaba otra. Como suele pasar en estas ocasiones y como diría Valentí Sanjuan, el corazón tiraba más que la cabeza. Fallos en el último pase, fallos en la ejecución y algo de mala suerte hacía que el 0 a 1 siguiera brillando en el marcador. Pero en el minuto 89, David Gaeta que no hacía ni 5 minutos que había entrado, enganchó una pelota en el frontal del área con el exterior de su bota zurda y la colocó en la escuadra izquierda del portero. Un punto que sabía a gloria.

Pero entre expulsiones y cambios el añadido iba a ser extenso y por ello seguimos apretando. Algunas claras, otras de rebote y algunas con más corazón que cabeza, pero seguían llegando ocasiones. Hasta que a falta de 45 segundos del final, preguntado al árbitro justo antes, un saque de banda lateral colgado al área por Edgar, peinó Gonzalo y tras pasar por una maraña de personas se acabó colando en la portería y desatando la locura en el campo y en la grada. Tras eso 30 segundos achicando balones, final del partido y los primeros 3 puntos se quedaron en casa.

acta1 - Debut con poca cabeza pero mucho corazón

Pese al éxtasis vivido, no debemos llegar a sufrir tanto por lograr ganar 3 puntos en casa. Aunque también es cierto que es un grupo de jugadores que llevan años juntos, veteranos y compactos y no dudo que estarán de media tabla para arriba. Eso sí se debe salir concentrados desde el minuto 1, ya que tuvimos la suerte de que no generaron en exceso, pero puedes plantarte a la media hora perdiendo por dos o tres goles y la cara de tonto que se te queda no es justamente divertida.

Toca agradecer también la gran asistencia de público pese a ser un miércoles a las 21h y especialmente a los Hools del Cabrils, con los que quizás pasamos una tarde con ellos un día de estos de cara a un futuro post,  que otro año más siguen ahí dándonos aliento y ayudándonos a creer más aún si cabe. Nos vemos la siguiente semana con la crónica del segundo partido de liga, esta vez en Mataró, el sábado a las 15h contra el Athletic Mataró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *