Estudiando una carrera a distancia




Aprovechando que este pasado sábado acabé los exámenes finales de la “Universitat Oberta de Catalunya” y que ahora dispongo de un mes sabático, al menos en lo académico, me gustaría compartir mi experiencia de estudiar una carrera universitaria a distancia.

Pasemos entonces a explicar mi historia, ya sea a modo informativo o para que os ayude a despejar algunas dudas sobre estudiar algo a distancia.

Debido a que empecé a trabajar, en la empresa en la que estoy, de manera muy temprana, y tener muy claro que quería seguir estudiando, decidí apuntarme a la UB.

Poco duró mi aventura, ya que al trabajar a jornada completa y con 70 km de distancia, se me hizo imposible compaginarlo y, por lo tanto, la productividad fue prácticamente nula. Negándome a acabar mi carrera como estudiante en ese instante, decidí empezar a buscar alternativas que me diesen la oportunidad de trabajar 40h a la semana y poder estudiar a la vez. Fue entonces cuando apareció la UOC, con un mensaje claro: 5 pruebas de evaluación continuada (PEC) online durante el semestre y un examen presencial para validar contenidos a final del cuatrimestre. Lo vi accesible y decidí apuntarme.

Como siempre que eres novato en algo, se cometen errores y yo no me quedé al margen de dichos errores. Matricularse de demasiadas asignaturas para poderlas compaginar con el trabajo, no leer en profundidad los planes docentes que te ayudan a saber la exigencias de cada asignatura, dejar el trabajo para última hora o ir perdido por las diferentes sedes a las que acudía a realizar los exámenes presenciales finales. Tengo un mal recuerdo de esa época ya que lo vivía con demasiado estrés y demasiada incertidumbre en aprobar o no. Aprobaba algunas asignaturas, otras las pagaba más de una vez haciendo subir el precio de la matrícula y otras renunciaba al examen final por no ir a dar pena.

Pero todo cambió cuando decidí hacer un cambio de chip, prefiriendo ir sin prisa pero sin pausa que ir con prisa y acabar sin hacer nada. Bajé el ritmo de asignaturas y me planifiqué mucho mejor el trabajo, empezando y entregando las PEC mucho antes de la fecha límite. El estrés se rebajó ya que al empezarlas con tiempo, si acababa surgiendo algún contratiempo, siempre estaba a tiempo de repararlo sin estar cercano a la fecha límite. Debido a anticiparme el trabajo, las notas también mejoraron, hecho que también hacía aumentar la motivación por el estudio. Y en esa dinámica sigo, esperando los resultados de la última ronda de exámenes hecha en enero de 2017 y esperando tener el grado para el inicio del verano de 2018.

Pese a que esta segunda etapa pueda parecer una etapa de color de rosa y casitas de caramelo, como todo en esta vida tiene su parte negativa. Hay mucho profesor que se cree que solo estás matriculado de su asignatura y te pide estar haciendo trabajo casi a diario Luego está el caso opuesto que se limita a colgar el temario, contestar preguntas en los foros y a veces hasta tarde.  También es cierto que se necesita tener un alto nivel de auto exigencia, ja que no hay nadie que vaya detrás de ti, es por eso que este formato considero que es para gente que está realmente convencida de que quiere estudiar lo que estudia.

Aunque estaba pensando en volver a hacer un decálogo, esta vez con consejos sobre estudiar a distancia, lo dejaré para otro post. Así que sin más dilación me despido, no sin antes dejar una reflexión en voz alta:

Aunque creo que es un sistema muy bueno para ayudar a acabar los estudios y poder adquirir conocimientos, no considero que haya tenido la experiencia de ser un universitario, de hecho creo que queda muy alejado. Pese a haber diferentes tipos de perfiles que podemos encontrar en los estudiantes de la UOC, suelen compartir una misma característica, no tienen tiempo! Todo lo contrario de lo que suele ser un estudiante universitario al uso, con quedadas de alumnos o fiestas universitarias.




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*