larquera - El Maresme, mi mejor casualidad

Una de las muchas frases con las que me educó mi madre en lo referido al racismo, al menos es de quien se la recuerdo, es la siguiente: “Todas las personas son iguales, piensa que el lugar donde naces es una casualidad”. Y de hecho, no le faltaba razón. Dentro de todas las cosas que no controlamos y que nos determinan muchísimo la vida, es tu lugar de nacimiento. Y de esa casualidad me gustaría escribir hoy, hablando sobre mi mejor casualidad: el haber nacido en el Maresme.

Pues eso nací en El Masnou, un pueblo de la comarca del Maresme y provincia de Barcelona . De pequeño ya me di cuenta que los pueblos, pese a ser diferenciados de manera clara, muchos se unían entre ellos para crear servicios y maximizar el beneficio de las sinergias que se puedan crear. Eso pasaba en mi pueblo donde Masnou, Alella y Teià, formaban una confluencia positiva para los habitantes, ya sea en el transporte, en el reciclaje, en la escolaridad, la infancia,… Y como esta unión entre pueblos podemos encontrar otras: Montgat-Tiana, Premia de Mar- Premia de Dalt, Vilassar de Dalt – Vilassar de Mar – Cabrils, Pineda – Santa Susanna, Sant Cebrià de Vallalta – Sant Iscle de Vallalta o Caldetes – Sant Vivenç de Montalt.

Esas uniones de las que hablo, además de maximizar los impuestos y crear sinergias positivas entre pueblos, ayuda a relacionar personas y como muestra un botón. Yo nací en El Masnou mientras mi padre jugaba en el Mataró. Fui al colegio en Masnou hasta que nos trasladamos a Teià, estando viviendo en Alella un año mientras nos hacían la casa. Cuando tuve que ir al instituto a los empadronados en Teià se nos proporcionaba un autobús y servicio de comedor, debido a que en Teià no había instituto. También empecé a jugar a fútbol en el At. Masnou, ya de mayorcito estuve un par de años en el Alella y ahora debo llevar unos 7 u 8 años en Cabrils.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando empecé a trabajar lo hice en Pineda de Mar en un principio y acabé cubriendo suplencias en Arenys, Santa Susana, Palafolls y Sant Pol. Más tarde gestioné las oficinas de Caldetes y Dosrius, pasando más adelante a trabajar en la oficina de Masnou haciendo suplencias en Premia de mar y Orrius. Además de por trabajo y fútbol, veraneaba en un camping de Sant Cebrià de Vallalta, bajábamos a la playa de Sant Pol donde me picó un fideo de mar, más tarde en la de Masnou un pez araña y años después en Pineda de Mar una medusa.

Y todo esto se puede llevar a cabo debido a la composición de esta comarca. Encerrados con montañas en el interior y con el mar mediterráneo en la costa, sin ningún río o montaña que separe a los pueblos de manera natural. Eso sí, actuando más o menos de fronteras naturales tenemos el río Tordera i el río Besos. Esta composición, además de contribuir a la colaboración entre pueblos y la creación de redes de intereses, nos regala un sinfín de posibilidades de ocio al aire libre que contaré a continuación.

Si te gusta la playa sin duda es un buen lugar, con 12 banderas azules que determinan el buen estado de sus playas, si te gusta el senderismo toda la Sierra Litoral que hace de frontera con el Valles y la Selva con rincones tan bonitos como Burriac, por ejemplo. Si te gustan los deportes al aire libre, aparte de correr o ir en bici por la costa y la montaña, puedes elegir entre un sinfín de deportes acuáticos, motocross por los senderos y un extenso catálogo donde poder elegir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero esto no acaba aquí, también hay muchas opciones de ocio nocturno. En la zona del baix Maresme, debido a la cercanía con la ciudad de Barcelona el catálogo se extiende mucho más. En el Alt Maresme, desde Mataró a Tordera, pese a que Barcelona queda lejos también existe mucha opción de ocio. No solo en Mataró, donde se encuentra la mayor parte del ocio nocturno de la comarca, también hay muchos sitios donde salir a bailar en Calella, Santa Susana, Malgrat de Mar,…

Es por todo lo que he ido describiendo en este artículo y por muchas otras que considero que el Maresme es mi mejor casualidad. Eso sí, como todo en esta vida, no es oro todo lo que reluce. Con el paso del tiempo, desde los 90 hasta hoy, y debido a la cercanía a una ciudad tan importante como Barcelona, los pueblos del Baix Maresme se han convertido en pueblos dormitorio. Debido a ello a veces cuesta involucrar a la gente en las actividades y responsabilidades de los pueblos, además también se han cogido algunos tics muy típicos de la vorágine de la ciudad como el egoísmo. Sin embargo, los que sí que estamos aquí desde hace años, seguiremos recorriendo los campos de fútbol de toda la comarca, seguiremos bajando a los chiringuitos aprovechando la jornada continuada de verano, seguiremos saliendo a correr a la montaña para preparar la pretemporada o seguiremos saliendo a cenar a alguno de los magníficos restaurantes que tenemos por la comarca.

One thought on “El Maresme, mi mejor casualidad”

  1. Ole, ole, ole!
    Un detalle. El concepto ciudad dormitorio a cambiado mucho. Mucha gente divide el tiempo de trabajo entre la oficina y su casa (en el Maresme 😉 y el transporte público fuciona a la perfección.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *