destacada1 - Otro día en la oficina...

Otro domingo por la tarde en Cabrils en la que se vuelven a repetir rutinas como si del día de la marmota se tratase. Cuatro gatos que llegamos tarde, sin apenas cambios aún jugando en casa, improvisando onces con la gente que somos y sin ningún objetivo en la clasificación. En estas condiciones tocaba encarar el partido contra el último clasificado, hablamos sobre el planteamiento del partido y salimos al terreno de juego.

Como nos lleva pasando hace unas cuantas temporadas, nos solemos poner al nivel del equipo contra el que jugamos. Pese a comentar que debíamos salir a jugar, sin presión e intentando jugar la pelota, la realidad fue bien distinta. Jugábamos muy poco la pelota y además, en los pocos momentos que lo hicimos, lo hacíamos a un ritmo muy lento y cochinero. Pese a ello, llegamos a pisar área unas cuantas veces y creamos alguna ocasión chutando desde fuera del área, pero acabábamos fallando en los últimos metros.

En una de estas llegadas, Carcolé se plantó delante del portero y solucionó perfectamente el uno contra uno. 1 a 0 y ya podíamos empezar a jugar tal y como lo habíamos comentado en el vestuario. Pero todo lo contrario, reaccionamos como si la faena ya estuviera hecha y cada uno empezó a hacer la guerra por su cuenta.

Ellos no creaban en exceso, pero llegaron a tener unas cuantas ocasiones a balón parado que supimos defender bien, con una gran parada de Romà y despejando pelotas cuando tocaba. Con estas últimas ocasiones a balón parado por su parte y nuestros cuatro chutes lejanos llegamos al ecuador del encuentro, muy flojito por nuestra parte y poco fútbol en general.

Durante la media parte se destacó lo anterior comentado, lo poco que se había jugado a fútbol frente a un rival considerado inferior y la necesidad de poner más actitud si no queríamos que la segunda parte fuese tan aburrida. Modificamos el sistema a un 3-4-3 para presionar más, tener más la pelota y disponer de más gente en la parte delantera.

acta22 - Otro día en la oficina...

Salimos en la segunda parte con la intención de morder arriba y así lo hicimos, dejándoles pensar muy poco y teniendo mucho más la pelota. Este cambio de juego provocó muchas más ocasiones y al cuarto de hora de la segunda parte se acabó el partido. Una jugada individual de Cesar en la que supo batir fácil al portero rival y una buena jugada de Massa recortando en banda derecha para buscar su zurda, decantaron la balanza del partido a nuestro favor y acabó con el orden del partido.

Durante los últimos 20 minutos se vio algo más parecido a un patio de colegio que un partido de fútbol. Por nuestra parte, todo el mundo quería hacer su jugadita o marcar su gol y se creaban un montón de espacios atrás, por su parte, ya no bajaban i se quedaban arriba de palomeros. Por lo que el resto de partido tenía pinta de ser un correcalles.

Cesar consiguió marcar su segundo gol y el último del encuentro en el 72. Nosotros podríamos haber hecho alguno más pero también es cierto que ellos, sabiendo aprovechar nuestra clara obsesión por marcar nuestro golito, se deberían haber llevado por lo menos un gol durante todo el encuentro. El gran partido de Romà, nuestro portero, y su falta de acierto de cara a gol provocaron que se fueran con un rosco en su marcador. 4 a 0 y final de un partido sin demasiada historia.

Esto llega a su fin y, por una vez en todo estos años jugando a fútbol, tengo ganas de que llegue. No porqué tenga ningún problema personal con nadie del equipo, al contrario, pero veo que la gente está desmotivada y eso no gusta. No me gusta porqué contagia al resto que no lo está y eso se nota en el terreno de juego. Esperemos acabar la temporada de la manera más digna posible y empezar a plantear la temporada siguiente con ganas, sin obsesionarse pero con la intención de competir y disfrutar con ello. Solo de este modo se tendrán ganas de seguir jugando a la pelotita.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *