La derrota más dulce




Pese a que comenté que ya no iba a volver a escribir sobre los partidos de mi equipo en cuarta catalana, se acababa la liga esta semana y yo volvía de viaje el mismo día, debido a diferentes circunstancias que explicaré a continuación, tuve que subir a jugar y por lo tanto considero que toca traer la crónica, por mucho que sea el último encuentro.

Me desperté para subir a ver al equipo, apenas había dormido ni entrenado así que no iba a subir a jugar, pero al ir a mirar el móvil vi muchos mensajes y unas llamadas perdidas. Eran diez, sin portero y a falta de media hora para el partido no contaban con nadie más, así que cogí el bocata que iba a desayunar, me hice la bolsa y subí al campo lo antes posible. Al llegar al vestuario y empezar a cambiarme, el equipo entraba después del calentamiento. Revisión de fichas, unas carreras previas para calentar esperando al árbitro y el partido a puntito de comenzar.

Nosotros 11 justos, con nuestro delantero Gonzalo haciendo de portero e intentando cubrir posiciones con los diez restantes y ellos con 4 cambios, algunos de ellos juveniles. Además se escuchaban comentarios por su parte, comentando que si no ganaban hoy era para hacérselo mirar, contra once y con un portero jugador,… Pero nosotros no nos podíamos dejar influir por dichos comentarios y salimos a defender nuestro orgullo de la mejor manera.

Ellos querían tocar la pelota desde atrás y lo consiguieron, pero no conseguían progresar. Al intentar saltar de la línea defensiva al mediocampo primero y a los delanteros directamente después, se encontraban con algún jugador blanquinegro que o bien cortaba el pase o presionaba para forzar el fallo rival. Por nuestra parte intentábamos tener la pelota y que el tiempo pasase, pese que alguna vez pecábamos de ser muy verticales y la pelota nos duraba menos de lo que queríamos.

Con esta tónica siguió la primera parte, ellos solo llegando a crear algo de peligro en alguna falta en las cercanías del área y nosotros tras triangulaciones rápidas en línea de tres cuartos. 0 a 0 al descanso a la espera para ver como respondería nuestro físico.

acta26

En la segunda parte ellos se quitaron el disfraz de toque y empezaron a enviar balones a las bandas, intentando ganar nuestra espalda. En una de estas y tras arrancar en posición dudosa, nos ganan la espalda y un balón que llega botando al segundo palo, su dorsal 22 dispara a quemarropa a Gonzalo que poco pudo hacer.

En ese momento nos quedamos un poco noqueados, pero seguimos creyendo en lo que estábamos haciendo y no dimos el brazo a torcer. También es cierto que a ellos les revitalizo y les hizo creer que ya estaba hecho, más aún cuando a los diez minutos vuelven a anotar, esta vez tras coger un rechace dentro del área. Pese al cansancio, no queríamos acabar como en la goleada en Calella, ver crónica aquí, así que seguimos luchando. Se lesionó Edgar que volvió a entrar y me lesioné yo, que antes de volver pude ver en el banquillo como Massa remachaba una pelota suelta dentro del área en el 79.

Lo intentamos, creamos ocasiones, nos anularon un gol y conseguimos tenerlos contra las cuerdas, pero al final se llevaron el gato al agua. Eso sí, caímos con la cabeza bien alta, luchándolo hasta el final pese a las condiciones adversas y no bajamos los brazos. Buen broche final de liga pese a la derrota, ahora tocará esperar a la Copa que empezará en breves. Veremos cómo transcurren los acontecimientos, hasta entonces!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*