Contactando con extraterrestres




El post de hoy es un poco especial, ja que forma parte de una prueba de evaluación continuada de la UOC, la universidad donde estudio. En esta prueba, entre otras cosas, se me pedía que pensase como sería una carta mía dirigida a los extraterrestres y que definiera como sería el viaje de la botella con mi mensaje hasta las manos de los extraterrestres.

Para que no penseis que yo o mi universidad estamos algo tocados de la cabeza, simplemente aclarar que la assignatura es pensamiento creativo, de ahí la temática y la metodología.

Mensaje:

Queridos extraterrestres:

Soy un terrícola proveniente del planeta Tierra, un planeta que me tiene el corazón partido en dos debido a los dos polos opuestos que podemos encontrar en ella y que comentaré a continuación.

Mi planeta está lleno de personas buenas, trabajan y se forman para poder tirar su gente adelante, cooperan entre ellos para intentar hacer un planeta mejor, hay quien dedica su tiempo para poder ayudar a los demás, hay lugares preciosos donde te faltarian vidas para poder disfrutarlos todos y una cantidad de seres vivos distintos, cada cual más sorprendente que el anterior. Pero también hay otra cara de la que no me siento orgulloso.

Mi planeta está lleno de mala gente, personas que roba a sus iguales, que asesinan, que utilizan la corrupción, tanto política como económica, como forma de vida, contaminan el planeta sin tener en cuenta el daño que hacen al mismo, solo fijándose en sus posibles de lucro.

Por lo tanto, dejo a vuestro elección el desembarco a nuestro planeta Tierra. Yo soy un enamorado de mi planeta y por ello no lo abandonaría nunca, pero vuestra situación es bien distinta. Sea como sea, estáis invitados a mi casa!

aliens

Aventura:

La botella fue lanzada desde la estación espacial con un destino muy claro: Dimidio, el primer planeta solar descubierto. Dicho descubrimiento fue anunciado por el equipo suizo en 1955 que ganó la carrera a los EE.UU. Fue lanzada por un grupo de astronautas suizos que mediante un nuevo sistema de tele-transporte espacial formado por la colocación de diferentes agujeros negros, calculando su desplazamiento, pueden conseguir tele-transportar objetos al destino deseado.

Pese a la precisión suiza, no contaron con el boicot que sufririan por parte de astronautas de los EE.UU., que en modo de revencha por el descubrimiento en 1995, modificaron los parámetros del teletransporte para que la botella acabase en el planeta KOI 4878.01, el exoplaneta descubierto hace menos de un año y que tiene un IST (índice de similitud con la Tierra) del 98%.

La grata sorpresa fue que la botella llegó a manos de un ser vivo que, debido a su superioridad tecnològica en comparación con la Tierra, no ha dudado en ponerse en contacto con nosotros mediante un avanzado sistema de teletransporte espacial.

 




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*