Daimiel y Guillermo, cuando el relleno se vuelve arte a altas horas de la madrugada




Tras acabar las finales y una vez ya se ha podido digerir el 4 a 1 de Warriors a Cavs, quería compartir esta reflexión sobre Daimiel y Guillermo, que sin duda considero de lo mejorcito en el mundo de la retransmisión deportiva.

Es por todo el mundo conocido que la NBA es la mejor liga de baloncesto del mundo, que el show que montan es espectacular y que es el lugar donde podemos encontrar los mejores equipos y jugadores, pero hay un aspecto muy importante para los seguidores europeos: la mayoría de partidos son a las tantas de la madrugada. Depende mucho de donde jueguen, pero casi todos los comienzos de partido se concentran entre las 2 y las 4 de la madrugada. Si bien es cierto que los domingos tenemos partidos a las 9 y las 11 de la noche, son una excepción. Es en esos momentos en los que necesitamos a estos cracks del relleno de calidad, para que no acabemos generando un charquito de baba en el sofá. Aunque viene de lejos, muchos se dieron cuenta del potencial de esta pareja con el speech del “picaflor” Fisher (vídeo aquí)

Con lo dicho anteriormente no me refiero que Daimiel y Guillermo retransmitan mal el partido en sí y que solo me gusten cuando está el tiempo parado, me encantan sus: Sonó chooof!, le ha entrado el picorcito, don Stepheeeen, vaya chuuuuufla o su tirito de toda la vida! Pero considero que lo difícil es comentar algo que no está pasando, como en los tiempos muertos, que además hay muchísimos en la NBA. Se enrollan a hablar, contando historias sobre fichajes, cotilleos del “picafloooor” de turno (sin olvidarse del picaflor Fisher), anécdotas de lesiones, de vestuarios o del pasado con jugadores históricos. Con su estilo te enganchan a las madrugadas entre semana, causantes de mis ojeras en la oficina.

equipo nba

Además el reto no era nada sencillo. La muerte de Andrés Montes, un referente de la retransmisión deportiva, dejó un agujero enorme con su muerte. Pese a dejar la retransmisión de la NBA antes de dejarnos, había formado dupla con Antoni Daimiel y parecía que no veríamos más luz al final del túnel. Pero no fue así, parece que la ilusión de Guillermo ha contagiado a todo el equipo y, pese a que yo destacaría con estos dos, los Cano, Loncar, Carnicero y demás están más dulzoooones. Eso sí, por mucho que os cuente lo mejor es que lo veáis por vosotros mismos. Por ello os dejo aquí un vídeo de esta dupla que empieza a ser mítica, no tanto como Pepa y Avelino, pero al tiempo!

 




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*