Atentado de Barcelona: Reflexionando tras el atentado en mi ciudad




Ya ha pasado casi una semana del atentado de Barcelona y Cambrils, por ello y tras haber leído bastante sobre el tema, me gustaría dejar plasmadas mis reflexiones en este post.

Como supongo que ya sabréis, el pasado 17 de agosto sobre las 17h de la tarde, una persona dentro de una furgoneta se coló en la parte peatonal de las Ramblas de Barcelona, arrolló a cuantas personas encontró a su paso y huyó de la escena. Más tardé acuchillo a un chaval en la zona universitaria y le robó el coche con el que se saltó un control policial. Esa misma noche en Cambrils, a 120 km de Barcelona, otro grupo de personas sembraban el pánico al intentar acuchillar a diferentes peatones, llegando a matar a una mujer y acabando abatidos. Aún está la investigación abierta, por lo que no quiero tampoco entrar en el detalle ya que no soy ningún experto en el tema, pero sí que me gustaría reflexionar sobre diferentes aspectos que envuelven el atentado. Debido a que quiero tocar diferentes temas y no quiero dejarme ninguno, lo distribuiré en cinco puntos diferenciados y una reflexión general. Vamos a ello:

  • Ninguna muerte vale más que otra, pero esta toca de forma especial:

Estoy completamente de acuerdo con esta afirmación, pero esta vez entiendo porque unas te tocan más que otras. Lo ocurrido el pasado jueves duele porque es más sencillo hacerse a la idea de lo que pasó. En esa calle, uno de mis mejores amigos tenía una fiesta todos los viernes y yo era un fijo cada semana. Por esa calle he paseado, cerveza en mano, mientras acababa de fumarme el cigarro antes de entrar al local. Por esa calle, aparecí con dieciséis años una madrugada de agosto, solo para saber qué ambiente se respiraba. En esa calle acompañaba con la cabeza gacha a mis amigos culés, después de ganar un título. En esa calle he comprado samosas, cervezas y me he quitado de encima alguna prostituta amiga de lo ajeno. En esa calle luché las Navidades pasadas para poder sacar una fotografía en la que ningún viandante saliese en primer plano. En esa calle…

Es por todo lo anterior que comprendo el motivo de porque estas muertes me han dolido más. Porque sé cómo está esa calle una tarde de Agosto, porque sé la diversidad de personas que nos podemos encontrar en ella, porque sé la importancia de esa calle para la ciudad y porque soy muy consciente de la vida que se llevó esa furgoneta por delante. Insisto que ninguna muerte vale más que otra, pero considero comprensible que lo ocurrido el pasado 17 haya dejado mella.

  • Islamofobia, su objetivo:

Durante este periodo, inferior a siete días, los menos iluminados de esta sociedad ya han empezado a dejarse ver. Aparecieron al día siguiente en las ramblas con sus discursos islamófobos, en redes sociales vomitando su discurso racista pidiendo que los musulmanes salgan a condenar lo ocurrido o gente a la cara soltando difamaciones y medias verdades. A esta gente, ignorantes con megáfono, me gustaría decirles que lo único que están haciendo es jugar a su juego, el de los terroristas. Me explico.

Daesh sueña con su gran califato y una guerra santa contra los infieles. Para ello debe polarizar dos bandos, crear tensión y hacerla explotar. Para ello captan a musulmanes haciéndoles ver que su vecino occidental es el enemigo y que se debe acabar con la vida occidental. Por lo tanto, si excluyes a todo musulmán por el simple hecho de serlo, lo único que consigues es aumentar la bolsa de personas potenciales que pueden ser captadas por Daesh para dicha confrontación.

Fuente Imagen: http://www.forumlibertas.com/73521-2/

El culpar a toda la comunidad musulmana de este país por lo ocurrido el jueves, no solo sirve para hacerles el juego a los terroristas, además no tiene sentido. Y no tiene sentido porqué el 87% de las víctimas de Daesh han sido musulmanas, el atentado más mortal fue en Bagdad, mayoría musulmana, con 292 muertos. Como explica Antonio Pampliega en el libro que comenté aquí En la oscuridad, 10 meses secuestrado en Al Qaeda en Siria , son los musulmanes los primeros damnificados por Daesh. Generalizar es malo y cuando solo se hace en algunas situaciones es mezquino. A nadie se le ocurre generalizar que todos los blancos queremos acabar con los demás, porqué un zumbado blanco arrollara a una multitud en una manifestación de los EE.UU. causando la muerte de una mujer. Sin embargo sí que generalizamos o sembramos la duda sobre todos los musulmanes, cuando un grupo de zumbados musulmanes decidieron hacer lo que hicieron en Barcelona y Cambrils.

Lo dicho, es de ser muy mezquino, además de hacerles el juego a aquellos que tanto odian. Generalizar con argumentos cogidos de Meme’s, páginas o foros racistas y demás propaganda, dice bastante de tu nivel a la hora de argumentar un opinión o manera de pensar.

  • Que malos que son pero, eso sí, que no les falte de nada!:

Es curioso la doble moralidad que tienen algunos en este país. Se llenan la boca hablando de pactos, de condenar la violencia, de respetar a las víctimas, de acabar con esta barbarie, de luchar por nuestra manera de vivir,… y muchas otras cosas que se han escuchado estos días. Estas son las palabras pero, cuales son los hechos?

FUENTE: http://irispress.es/2016/03/26/trafico-armas-espana-morenes/

Como podemos ver en este artículo del Huffintong Post, ¿A quien vende armas España?, el principal cliente español fuera de la OTAN en venta de armamento es Arabia Saudí. Y como se puede ver en este otro artículo, WikiLeaks revela: También Arabia Saudí apoya a Daesh, Arabia Saudí da apoyo financiero y logístico a Daesh. Además, no es que no lo sepamos sino que, como dice de Guindos en este vídeo: “Si no lo hace uno, desde luego lo van a hacer otros” Entonces, de qué estamos hablando?

Si a eso le sumamos el modelo energético español que tanto he criticado (aquí) podemos ver cómo, no solo nos cargamos el planeta, sino que también financiamos a esos que decimos que son tan y tan malos. Que no digo que no lo sean pero, y si nos hacemos más sostenibles energéticamente (solar y eólica), cuidamos el planeta y dejamos de financiar a terroristas? No, mucho mejor salir de manifestación y llorar a las víctimas mientras nos llenamos las arcas vendiéndoles armas…

  • Nos explota una bomba que encendimos nosotros:

 Una cosa quiero dejar clara y considero que es muy importante para entender muchas cosas. Igual que no tiene sentido culpar a todos los musulmanes de lo que hacen unos pocos, tampoco tiene sentido decir que fuimos nosotros los que empezamos la guerra en Irak, ya que fue la cabezonería del famoso “trio de la Azores” los que decidieron invadir Irak.  Bush, Blair y Aznar, ansiando el petróleo de la península arábiga, nos intentaron vender que Sadam guardaba armas de destrucción masiva. Digo intentaron porque no lo lograron, ya que toda la ciudadanía salió a la calle a pedir el “No a la guerra”, ellos hicieron oídos sordos y empezó la invasión de Irak. Como podéis entender las invasiones no se hacen pidiendo permiso, se usa la fuerza y se cobran vidas de inocentes. Se acaba con Sadam, no se encuentran las famosas armas de destrucción masiva y se decide eliminar tanto el ejército iraquí como los funcionarios del estado iraquí. Por lo tanto se deja un país desolado, tras una guerra, sin ejercito ni funcionarios o lo que es lo mismo, mucha gente sin oficio ni beneficio. Luego llegó la primavera árabe y el caldo de cultivo es idóneo, me explico.

Gente a la que han destruido su futuro y los han dejado de la mano de Dios, debe tomar una decisión. O se posicionan de uno de los dos bandos del conflicto en su territorio o huyen como refugiados. Todas estas imágenes son recogidas por gente inteligente, se montan y sirven como discurso anti-occidente.

Fuente: https://blogs.20minutos.es/eneko/2015/11/20/el-trio-de-las-azores/

De esta manera y ligándolo con el punto en el que hablo de la islamofóbia, es la propaganda perfecta para que personas excluidas en occidente vean dichas imágenes, interpreten que esta guerra santa ya ha empezado pero que no la muestran en televisión y por lo tanto la conversión se realiza de forma sencilla. Tanto por las muertes en el terreno como la exclusión en occidente. Pero para ello, para la conversión, también se necesita de un tercero. En este caso fue el imán de Ripoll, otro de los aspectos en los que creo que deberíamos hacer autocrítica.

No puedo entender el sistema penal de este país cuando unos amigos míos fueron fichados y sufrían cada vez que había un control de policía por el hecho de tener antecedentes, por robar en una máquina expendedora y que este señor, 4 años en prisión, con una orden de expulsión y con distintos viajes a zonas calientes de terrorismo, no solo puede campar a sus anchas sino que también puede adoctrinar a otros sin encontrarse ninguna barrera. La verdad que no lo logro entender.

  • Es en estas situaciones donde brilla la bondad de la gente:

Se pasaron momentos muy duros tanto el mismo jueves como los días posteriores, pero siempre se puede pensar en positivo. Y no, no hablo del postureo de unidad de los partidos políticos, hablo de la gente de verdad de la calle. Tampoco entraré a hablar de los reporteros gráficos espontáneos que decidieron grabar antes que ayudar, prefiero obviarlos ya que da para una reflexión a parte.

Me gustaría quedarme con los taxistas y conductores de Uber que ofrecieron servicios a lugares con paradas de metro abiertas, con los hoteles que abrían sus habitaciones a turistas que no podían acceder a sus hoteles, con los vecinos de la Ronda bajando comida y agua a los conductores atrapados en ella, con los voluntarios que se han presentado en hospitales y demás centros para ofrecer todo tipo de ayuda, con aquellas personas que vivían en el centro y abrieron sus casas a afectados, con los profesionales del sector sanitario que se multiplicaron para poder absorber toda esta faena o con los policías que muchas veces se juegan la vida por el resto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es triste que tengamos que llegar a dichos extremos para que salga la bondad de las personas, pero por lo menos sabemos que está ahí. Ahora toca intentar que esa bondad gane en el día a día a otros sentimientos como el odio, la dejadez, el egoísmo o el pasotismo.

Y hasta aquí mi reflexión. Pese a que me he informado: hace tiempo que leo sobre ello y tengo muy reciente el libro de Antonio Pampliega, en la oscuridad 10 meses secuestrado por Al Qaeda, no soy ningún experto en el tema. Pero tras el atentado en Barcelona y Cambrils del pasado jueves, he estado recibiendo información y reflexionando al respecto. Intentando encontrar respuestas, buscando soluciones, informándome, escuchando protagonistas, analizando opiniones de unos y otros, leyendo otras reflexiones,…

Tras toda esta información recibida y todos estos sentimientos cruzados, me veía obligado a escribir sobre ello y explicar mi opinión al respecto. No para dar lecciones, simplemente para reflexionar en voz alta, que al fin y al cabo es uno de los motivos por los que abrí este blog. También me gustaría dar muchísima fuerza a todos los afectados en el atentado de Barcelona y Cambrils, como siempre, acaban pagando los que menos culpa tienen. Un saludo!




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*