El arbitraje en el fútbol es malo, el entorno es aún peor o es una mezcla de todo?




Aprovecho este parón de selecciones durante dos semanas para hablar de un tema que siempre levanta polémica y en el que todo el mundo se considera el perjudicado, el arbitraje en el fútbol

No sé si en algún momento, alguno de vosotros ha intentado o le ha tocado pitar algún partido amistoso, de solteros contra casados o un torneo local. Yo, por suerte o por desgracia en alguna parte me he tenido que poner en algún momento y os puedo asegurar que no es plato de buen gusto. Es muy complicado ejercer de árbitro, no por lo que te puedan gritar (que no fue el caso), sino a la hora de tomar decisiones. No lo ves tan claro desde esa vista como cuando está jugando tu equipo o tú mismo, tienes la responsabilidad de tomar una decisión y la acabas tomando en cuestión de segundos. Por lo tanto me gustaría partir desde este punto inicial: arbitrar es muy complicado. Por lo tanto, si el arbitrar es complicado, los otros protagonistas de la acción: prensa, jugadores y federación, deberían ponérselo lo más fácil posible y eso no ocurre, de hecho ocurre justamente lo contrario. Por ello, pasemos a analizar a dichos protagonistas.

Empecemos hablando sobre el papel que ocupa la prensa en relación al estamento arbitral. Muchas veces se dice que los árbitros no pueden salir condicionados a pitar un partido. Pero como no lo van a hacer si son la comidilla de todas las tertulias deportivas? No se habla de táctica, estrategia, maneras de juego, análisis de jugadas en el aspecto futbolístico,… se habla y se señala con el dedo todos y cada uno de los errores que se hayan cometido en un partido y los goles que se podrían haber metido o no si hubiera pitado una cosa u otra. Lo que se ha pitado, se ha pitado, y de cara al comité arbitral, se pueden volver a ver errores arbitrales de cara a subsanar errores en un futuro, pero no el carrusel de errores que se emiten cada fin de semana para intentar justificar por qué mi equipo no ganó o empató el partido de esta jornada, el arbitraje se ha convertido en la mejor excusa. Como decía un entrenador mío: si hubiéramos ido ganando tres a cero, no estaríamos pendiente del árbitro. Y con estas maneras de actuar no se ayuda a los árbitros, al contrario, se influye en su toma de decisiones y por lo tanto pierde el fútbol.

Pero no solo la prensa tiene parte de culpa, también los mismos jugadores. El fútbol en general se ha convertido, como decía aquel, en teatro del bueno. Una cosa es la picaresca, palabra muy utilizada en entrenadores, como sacar rápido para sorprender, golpear al rival con la pelota si está cerca de una falta, perder tiempo si se va ganando,…. y otra cosa es el llenar de “francotiradores” los estadios de fútbol. Cuantos delanteros encarados a portería notan un ligero contacto y se lanzan al suelo digno de “splash”? Cuantos jugadores reciben un golpe fortuito en una jugada y se tocan partes del cuerpo que no han sido ni rozadas? Cuantas veces has visto a un jugador que le toquen un poco la cara y se desmallan en el suelo como si le hubieran encajado un gancho de derechas? Seguro que muchas veces. Y aquí, considero que hay dos culpables. Por una parte los jugadores que dejan bastante que desear y son un ejemplo de engaño, más que de picaresca y, por otra parte, los estamentos reguladores, como los comités y federaciones, por permitirlo. Si empezaran a sancionar de oficio a todo aquel que realice una acción para intentar engañar al árbitro, ya se verían menos piscinas en el área y menos “agresiones”,…

Es en este aspecto donde entran los terceros actores en juego: organismos reguladores. Algo que considero básico es el mal llamado “re-arbitrar partidos”, ya que no creo que se deba ir jugada a jugada, pero sí que se debería realizar una revisión de algunos aspectos injustos, sobretodo piscinazos y agresiones.  Los primeros sancionarlos al intentar engañar al colegiado y los segundos tratando las acciones igual que si las hiciera constar el árbitro en el acta. Creo que no les podemos pedir lo mismo a los jueces que se encuentren in situ en el campo que al re-arbitraje, contando con diferentes puntos de vista y tiempo para reflexionar. La decisión tomada en este caso será mucho más certera. También creo que los comités no deberían estar formado solo por juristas que se limitan a “aplicar” lo que refleja el acta arbitral, creo que la Asociación de futbolistas, entrenadores y árbitros que son los que más conocen este deporte también deberían estar.

Y para acabar me gustaría hablar del famoso VAR. Considero que la mayoría de actores del planeta fútbol opina que los árbitros necesitan una ayuda en la toma decisiones, algo que pueda ratificar o corregir las decisiones tomadas. Como todo en esta vida, al implementar algo nuevo puede que nos pasemos de controlar o que el impacto sea insuficiente, por ello y como considero que todo el mundo tiene su opinión al respecto, voy a dar la mía sobre cómo se debería implementar el VAR.

Considero que no se puede parar el tiempo siempre que se dude, por lo que creo que se debe limitar la toma de decisiones por VAR. Mi propuesta sería algo parecido al “ojo de halcón” del tenis: uno por equipo y parte, si se tiene razón no se agota y se deberá pedir en el primer momento que la pelota se detenga tras la acción a revisar. Esta medida, junto con el re-arbitraje de partidos, considero que acabaría con los principales errores arbitrales, acabaría con muchas de las polémicas existentes y pondría a más de uno los pies en el suelo, me explico.

Los fueras de juego que no son pitados, el mismo último defensa sabrá si tiene razón o no. Si tiene dudas, serán las mismas que las del árbitro y entenderá su error, en caso contrario levanta la mano para pedir el VAR y veremos si tenéis razón o esa bonita imagen del defensa rompiendo el fuera juego pidiendo “offside” mano en alto. Lo mismo con las agresiones no pitadas. Si te encuentras en una “agresión” como la del fin de semana entre el Wolfsburg y el Koln (aquí vídeo) tienes diferentes opciones. Puedes ser el delantero e ignorar el teatro o pedir el VAR y al tener razón no gastar tu opción. Si eres el defensa y sabes que el delantero tiene esa opción, seguro que no das ese dantesco espectáculo o si lo haces, ya sabes a que te enfrentas.

Todas las agresiones/piscinazos a escondidas quedarán retratados si se re-arbitra, quizás cuela en el mismo partido, pero cuando se reúna la federación y te caigan X partidos por querer engañar o por agredir, quizás te lo piensas la siguiente vez.

En conclusión, no puede ser que cada fin de semana se hable de los puntos que podrían tener uno u otro equipo si no fuera por algún error arbitral. Y la solución está en todos nosotros, como aficionados, jugadores, entrenadores, directivas, árbitros, órganos reguladores,… primero en intentar quitar presión al que tiene que tomar la decisión y también en ponérselo más fácil en el momento de realizar su trabajo. Por ello, las medidas que aquí comento, no son la única opción pero sí que me gustaría abrir el debate. Qué medidas y de qué manera las aplicarías para mejorar este bonito deporte que tanto nos gusta?




2 Comentarios

  1. Lo de arbitrar es tan complejo que se hace imposible poder tener una opinión certera. Re-arbitraje sí, totalmente de acuerdo, principalmente agresiones y piscinazos, pero…¿qué será piscinazo? tirarse deliberadamente? o exagerar un contacto se deberá tomar como piscinzao? Siempre encontraremos una componente subjetiva que hará que cada uno tenga su verdad, de ahí un poco la grandeza y diversión del fútbol. Estoy de acuerdo en instalar el VAR, para ocasiones extraordinarias (goles fantasma y poco más), y ya con el juego parado. Sobre quién tiene que pedirlo, es discutible. Yo lo haría obligatoria para casos concretos. ¿No son los goles los que desequilibran la balanza en el fútbol? ¿Y si se revisaran, de forma ágil, todos los goles? Que el cuarto árbitro, mientras el equipo celebra el gol, revise que no existen fueras de juego, ni “malas artes” en la jugada. Resumen:

    Re-arbitraje post-partido total (agresiones y engaños deliberados).
    Actas arbitrales. Qué sirvan de pauta, pero no pueden dictar sentencia.
    VAR parcial. La existencia total de ella hace perder confianza al propio árbitro. ¿Dudo? Pues al “Var”. ¿O cómo todo en la vida acabaremos teniendo robots como árbitros?

    Muchas cuestiones para ser una opinión…moraleja, arbitrar no es fácil.

    • Si una cosa tengo clara y estoy de acuerdo contigo es que lo de ser árbitro es muy complicado, que muchas veces lo olvidamos.
      Que es un piscinazo? Lo dice el reglamento: intentar engañar al colegiado.
      De todas formas y como dices, siempre hay ese punto subjetivo. Pero bueno, mejor errar solo en esas mas subjetivas y arreglar las restantes.
      En cuanto a lo del VAR, me gusta la idea de revisar rápidamente el gol mientras se celebra. Al fin y al cabo, es lo que hacemos todos viendo los partidos por la tele.
      Gracias por comentar 😉

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*