El mal llamado problema catalán y lo que considero que quiero o debo hacer el 1 de octubre




El “problema catalán”, está en boca de todos y va a ir en aumento en lo que queda de mes pero, cómo ve esta situación una persona que no se encuentra en ninguno de los dos extremos?

Solo quedan unas semanas para que llegue el 1 de octubre, el día que se realizará el referéndum de autodeterminación en Catalunya. Yo soy catalán y como catalán que soy, estoy llamado a ir a votar. Pero así como a todas las demás veces que me han llamado a votar,  he ejercido ese derecho con más o menos dudas, esta vez tengo dudas hasta de ir. Es en este post donde quiero desnudar todos mis pensamientos y dudas que tengo en la cabeza como terapia para intentar aclararme la mente. Empecemos.

Considero que es un error llamar “problema catalán” a lo que está ocurriendo en Catalunya. Lo que pasa en Catalunya es que hay una demanda de una parte de la ciudadanía que es aprovechada por parte de los políticos de este país. Es aprovechada por Artur Mas, que al ver como se iba a fundir a negro, adelantó unas elecciones abrazando al independentismo tras años y años pactando con PP y PSOE. Es aprovechada por el Gobierno de España, que con sus medidas represoras a catalanes y miembros del gobierno consideran que ganan votos en el resto del Estado. Por lo tanto, dejar de llamarlo “problema catalán” y empecemos a llamarlo por su nombre: políticos interesados e incompetentes, o mejor, el “problema de la memocracia” Y de aquellos polvos llegan estos lodos, me explico.

La antigua CiU se acoge al independentismo y organiza un 9N. El gobierno decide reírse de la organización y cuando triunfa, decide levantar el teléfono de la Fiscalía para que actúe. Si una cosa hay clara en Catalunya es la mayoría amplia de personas que quieren hacer un referéndum y se puede comprobar tanto en encuestas, en participación de manifestaciones por el derecho a decidir,… Y aquí llega el error, que cuando algo como la intención de ser preguntados queda tan claro, en vez de encontrar una respuesta política y sentarse a buscar una solución, tiramos al suelo la separación de poderes y empezamos a prohibir cualquier decisión que se tome desde Catalunya. Y muchos dirán: ya, pero un referéndum es constitucionalmente ilegal, pero no me sirve. Por qué no nos ponemos tan duros con otros artículos de la constitución? Qué es más importante, la unidad de España o que todo español tenga el deber de trabajar y el derecho al trabajo? Y por qué no cambiamos la constitución?

Ya no solo por este asunto, la Constitución esta anticuada y se debe actualizar, pero se pueden modificar artículos para encajar la realidad actual. Si algo como darle prioridad de pago a la deuda, una demanda que la ciudadanía no la solicitaba de ninguna manera y que el único ente que lo solicitó fue la UE y sus lobbies, fue modificado por PP y PSOE una tarde, cómo no se puede abrir una mesa de diálogo para el tema del referéndum catalán cuando está tan claro el consenso? Por qué no interesa!

También considero que el bando independentista se equivoca. Primero el discurso, considero que es erróneo decir que llevan esperando dese 1714, cuando eso es mentira. Que un convergente me hable de 1714 cuando hace menos de una década pactaba con un partido con herencia franquista, es penoso. Plantearon las elecciones pasadas como plebiscitarias y los partidarios del SI no llegaron al 50% de los votos pese a tener la mayoría en el Parlament. No entraré en la guerra si los “comuns” son de una banda o de la otra, lo que está claro es que los “comuns” no forman parte de SI. Y pese a ese escenario, JxSI tentados por la CUP ha empezado a tirar en su dirección.

Por lo tanto si el gobierno central se pone a mover los hilos para reprimir al gobierno catalán y la Generalitat tensa la cuerda con el referéndum, se provoca el famoso “choque de trenes”. La solución es clara: hay que trabajar. El referéndum de Escocia, que muchas veces se pone como ejemplo, se concertó tras dos años de dialogo entre los presidentes y sus equipos. Hay intereses contradictorios y discrepancias en los discursos, pero la realidad es la que hay y por mucho que se empeñen no la pueden modificar. Ni el Gobierno puede prohibir las demandas de una gran parte de la sociedad catalana ni el Parlament puede obviar a ese % que no quiere la independencia. Es en este punto donde me entran las dudas sobre qué hacer el 1 de octubre.

Considero que lo normal sería votar, ya que así se solucionan las cosas. Además servirá para dejar claro al gobierno central nuestra demanda: Queremos que nos pregunten! Pero el problema llega con las leyes de desconexión y la del referéndum que se presentaron la semana pasada. Es un referéndum hecho por independentistas y para independentistas y las condiciones lo demuestran. No hay un mínimo de participación y con la mitad más uno de los votos, entraría en vigor la ley de transitoriedad hacia la independencia, pero no tiene sentido. Qué sentido tiene que para reformar el estatuto se necesite 2/3 partes del parlamento y para declarar la independencia de manera unilateral con el 50% de los que se presenten? Insisto que para mí ninguno.

Por lo tanto, para acabar y para que me ayude de reflexión a lo que debo hacer en un par de semanas, sobre qué debería hacer el 1 de octubre. Por una parte no creo que tenga sentido este referéndum por lo anterior descrito, pero tampoco me da la gana darle la razón al gobierno central. Además haga lo que haga, ayudaré a diferentes grupos y partidos que deformarán la realidad a su gusto. Si voy y voto SI, unos dirán que he votado libremente lo que pensaba y otros que me han comido la cabeza. Si voy y voto NO, unos me dirán que soy un “botifler” y además les ayudaré a legitimar un referéndum que no será representativo y otros dirán que no voté no, pero que lo pusieron los independentistas para legitimar. Y si no voy a votar, unos me llamarán anti-demócrata o fascista y otros me meterán en su “mayoría silenciosa”.

Supongo que quedan claras mis dudas de cara al 1 de Octubre, lo que tengo muy claro es que lo que haga lo haré a mi voluntad y no por nadie. Así que por favor, autoridades políticas de este país y demás actores de este juego, no me metáis en ningún saco y sentaros a encontrar una solución a este mal llamado, “problema catalán”.




3 Comments

  1. Hola, interesante pero si te informas la mayoría de referendum se aprueba con el 50+1 por el solo hecho que los contrarios no hagan boicot( como en este caso ) alentando la no participación. Hagas lo que hagas me parecerá correcto puedes votar con un chorizo dentro o con un par de sillas dibujadas para que se sienten a hablar ( que si gana el no, veras como si es vinculante para muchos)

    saludos

    • Buenas Marcio,
      Sí que lo conozco pero no lo veo contundente, me explico. Con margenes tan pequeños en decisiones importantes puede cambiar el sentido de la balanza en pocos años, volver a votar y salir lo contrario, cosa que no veo muy práctica. De todas formas, en caso de salir un 50 – 50, el encaje de Catalunya en España se tiene que estudiar y no encontrarse un muro el la Moncloa.
      En fin, supongo que iré, veremos de aqui al 1.
      Un saludo ☺️

  2. Te invito a que vayas a votar después de leer tu artículo, cualquiera que se abstenga aunque quiera un no es sinónimo de si, pues lo están potenciando de ese modo. Me parece bien que se haga un referendum pese a no ser catalán, pero éste está adulterado por los independentistas, mucha gente que quiere el No, no irán a votar pues comprenderan que es ilegal, y eso a la otra parte le dará igual cuando salgan los resultados si estos son favorables. En todos los casos: tu voz, tu voto.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*