Ría de Arousa

Ría de Arousa, un lugar que me sonaba más de las noticias en épocas de Prestige, pero que sabía que escondía un precioso tesoro que quería descubrir. Tras las Islas Cíes que traje la semana pasada, hoy toca traer la preciosa Ría de Arousa

Ría de Arousa fue un lugar que fijé en la ruta de este Viaje de Semana Santa, por una foto que vi hace tiempo de O Grove, me empecé a interesar por su entorno y acabé buceando por lugares destacados de la Ría de Arousa. Si bien es cierto que hay un sinfín de lugares, rincones o playas donde perderse horas y horas, tanto el tiempo como la climatología era el que era y pudimos hacer lo que buenamente pudimos.

san sadurniño - Ría de Arousa, un tesoro que desconocía

Además, como ya he ido diciendo durante todos los posts de este Viaje de Semana Santa, estaba tocado de la rodilla por lo que las excursiones que se tenían que hacer en bicicleta, o se hacían caminando y se alargaba más, o se decidía ver menos cosas, por lo que hoy no podremos analizar al completo la Ría de Arousa. Simplemente nos limitaremos a hacer un repaso por los tres lugares en los que estuvimos, O Grove, Illa d’Arousa o Cambados, lo que nos gustó y de lo que más disfrutamos de dichos rincones.

O Grove:

Era el lugar donde nos hospedamos, por lo tanto, nuestro campamento base. Para quien no lo sepa, O Grove es una península en la Ría de Arousa a la que solo se puede acceder por una carretera, por lo que no es un lugar de paso y se está bastante tranquilo.

vistas hotel ogrove - Ría de Arousa, un tesoro que desconocía
Vistas desde el hotel

Nosotros, como ya os conté, nos hospedamos en el Hotel Puente de La Toja, que como os muestro luego en una foto, se encuentra en un entorno relajado y tiene parquing donde poder dejar el coche.

Pese a que teníamos pensado hacer una ruta en bici, con la lesión y la realidad meteorológica que nos reducía los dos días en la Ría de Arousa en uno, por la lluvia, decidimos reducir la visita a O Grove a desayunar por Reboredo y subir hasta el Miradoiro da Siradella, para empezar a encaminarnos dirección Cambados, donde comeríamos.

mirador ogrove - Ría de Arousa, un tesoro que desconocía

Cabe dejar claro que decidimos dejar por ver el oeste de O Grove y sus playas, ya que teníamos que elegir, pero que sin duda nos quedamos con las playas de esa zona pendiente.

Cambados:

Sabiendo que acabaríamos el día en la Illa d’Arousa y tras la visita rápida al Miradoiro da Siradella, tocaba pasar por Cambados y ya de paso comer por ahí. Era una recomendación de terceros, por lo que Google en mano, empezamos a descubrir un poco más esta localidad costera mientras nos acercábamos en coche.

Para bajar el desayuno y hacer un poquito de hambre, caminamos por la Rua Muelle Santo Tome, el paseo que costea hasta la Illa de San Sadurniño. Ahí se encuentra la ruina de una Torre, la de San Sadurniño, un lugar muy bonito donde estar un ratito descansando en un entorno precioso y relajado. Luego volvimos por nuestros pasos y comimos en A cultural Bar Restaurante, un lugar de menú a 9 € donde comimos de lujo.

ria darousa - Ría de Arousa, un tesoro que desconocía

Después de comer y antes de partir dirección Illa d’Arousa, pasamos por las Ruinas de Santa Mariña. Las ruinas de una catedral en la que se conservan sus 4 arcos y que ha sido invadida por el cementerio. Lugar curioso de ver antes de partir a la Illa d’Arousa.

Illa d’Arousa:

La última parada del día y no por ello la menos importante. Del total de la isla y por motivos ya expuestos, decidimos ir directamente al Parque Natural de Carreirón, donde aparcamos y empezamos nuestra ruta. A los dos minutos de empezarla y encontrar mucha basura por el camino, decidimos volver cerca de donde aparcamos y pedir una bolsa de basura a los niños y niñas que estaban haciendo una actividad de conservación de especies autóctonas, para ir metiendo los restos de basura que nos fuéramos encontrando.

playa illa darousa MAL - Ría de Arousa, un tesoro que desconocía

Empezamos cogiendo el camino a la derecha, por lo tanto, rodeamos el parque natural en el sentido opuesto a las agujas del reloj. Pasamos por las playas de Espiños, la de los Petóns, As Margaritas y Lontreira, dejándonos da Revella y da Xastelas sin poderlas ver. Entre el dolor de rodilla y la bolsa de basura que pesaba y amenazaba con romperse, decidimos acortar por el interior un par de veces.

Os recomiendo sin duda ir con tiempo y si en vez de semana santa es verano, ir a pasar el día en bicicleta. Me imagino un día con comida de picnic, recorriendo el parque natural de playa en playa y se me cae la baba. Una parada obligatoria en nuestra visita a la Ría de Arousa, sin duda alguna.

playa illa darousa - Ría de Arousa, un tesoro que desconocía

Y hasta aquí esta pequeña guía por la Ría de Arousa en un día. Entiendo que para muchos se quedará corta, de hecho, para mí mismo se me quedó, pero entre lesiones y tiempo, ya os he dicho que no se pudo hacer mucho más. Si por lo que sea conoces la zona, consideras que me he dejado algo indispensable y que debería tener en cuenta para futuros viajes a la Ría de Arousa, ruego que lo dejéis en los comentarios, estaré muy agradecido. Si en cambio, eres de los que desconocía este rincón lo conocía, pero no lo ha visitado aún, espero que te haya dado el empujoncito necesario para que te busques unos días y lo visites lo antes posible. Un saludo y nos vemos el lunes que viene con la última visita de este Viaje de Semana Santa, la visita a la Sierra de la culebra para intentar observar lobos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *